top of page

[Speaking Non-English]

Updated: Feb 23, 2023


No, no, no estoy considerando un cambio de carrera a la competitiva industria de la música y el entretenimiento. La sociología sigue siendo lo mío, aunque bailar sí que me apasiona. Tampoco creo que ser Presidenta de SWS me haya traído una fama comparable a la de Bad Bunny . Si me conocen, saben que no tengo delirios de grandeza. Sin embargo, lo que le sucedió al Conejo Malo en la entrega de los codiciados premios Grammy del 2023 puede ayudarnos a reflexionar sobre las conexiones entre las políticas lingüísticas, las desigualdades e inequidades etnoraciales y sus profundas raíces imperialistas.


Además de haber ganado varios premios y logrado insertarse en espacios usualmente

reservados para artistas blancos del norte global, Bad Bunny ha sido el más escuchado en Spotify por tres años consecutivos. La calidad de su música está acompañada por una conciencia sociohistórica y etnoracial, y una política de género y sexualidad raramente encontrados en reguetoneros o músicos populares. El video de Yo Perreo Sola de su previo disco YHLQMDLG (Yo Hago Lo Que Me Da La Gana), y su último disco Un Verano Sin Ti ilustran las mismas. Benito Antonio Martínez Ocasio (o, para sus fieles seguidores, simplemente y con cariño, Benito) abrió los Grammy con una elaborada presentación que incluyó tradicionales performances de bailarines y músicos de Bomba y Plena, y Merengue, fusionados con Reguetón Latino. Puso a bailar y sonreír a todo el mundo.


Mientras esto sucedía, CBS agregó closed captions aclarándole al público televisivo que Benito estaba “hablando y cantando en no-inglés.” No es que este tipo de situaciones nos sorprendan, pues, Estados Unidos

se caracteriza tanto por su etnocentrismo e imperialismo lingüístico como por su arraigado racismo (les recomiendo el artículo que escribió Yamira Bonilla al respecto). Pero la reacción que genera es una combinación de enojo, desilusión, e impotencia. Si a una celebridad como Bad Bunny le sucede, ¿qué nos queda al resto de les comunes mortales? ¿Cómo es posible que por un lado, les latines y les latinomericanes sean cada vez una fuerza demográfica y cultural más grande, y por el otro, continuemos siendo excluídes y marcades como “no-personas”? Esa refutación simbolizada en la descripción de los [closed captions] es la negación sistemática que ejercen los Estados Unidos sobre nosotres.


Bien. Ahora, me gustaría explicar la comparación “Benito-Roberta” - un ejercicio realmente muy cómico:

Benito = Celebrity / Roberta = Past-President SWS

Benito y Roberta = Política Idiomática y Cultural Latina


Claramente, a mi me faltó el show. Pero lo que aconteció en los Grammy me hizo sentir más acompañada en mi experiencia fallida como presidenta de la organización de sociólogas feministas, SWS. Cuando fui elegida para ese puesto, me recomendaron que decidiera cuál sería el legado que quería dejarle a la organización. Consecuentemente, pensé en varias iniciativas, entre ellas establecer un sistema para que SWS ofreciera interpretación durante sus conferencias. Para esto, formé un Task Force de accesibilidad lingüística que lideró una prueba piloto y recomendó al consejo directivo qué y cómo avanzar al respecto. Su recomendación, unánimemente aprobada, articulaba claramente el objetivo de proporcionar interpretaciones simultáneas durante los encuentros (Inglés-Español, Inglés-idioma hablado por invitados especiales, e Inglés-lenguaje de señas al ser solicitado): proporcionar accesibilidad lingüística, incrementar la transnacionalidad de la organización, y lograr una mayor diversificación, equidad e inclusión.

Además, las sesiones interpretadas serían grabadas para luego incorporarlas con sus múltiples idiomas al canal de YouTube de SWS (otro legado de mi

presidencia) - vean por ejemplo, la charla de Ochy Curiel, en español con subtítulos en Inglés.



Sin embargo, en el pasado encuentro de SWS, un problema siguió al otro, y la interpretación fue para decirlo en términos simples, boicoteada.


Fueron varias las líneas de conflicto. La primera, una supuesta incomprensión del objetivo de ofrecer interpretación: las organizadoras del encuentro creían que era necesario sólo si había personas inscritas que no entendieran inglés, y por lo tanto, como solo una persona había indicado que necesitaría interpretación, decidieron que no era necesario proporcionarla. La segunda, una supuesta falta de recursos: ¿quién se encargaría de la tarea? Pues había un comité de voluntarias encargadas, al que llamamos “La Liga de la Justicia Idiomática” - formado por Beatriz Padilla, Verónica Montes, Erika Busse, Nancy López, Christina Chica, Esther Hernández-Medina, Edelweiss Murillo, Ozlem Altiok, hara bastas, Tracy Ore, Kris de Welde, Paulina Garcia-Morel, y mi persona - y sumado a un servicio de interpretación simultánea vía captions que ahora ofrece Zoom. La tercera, una supuesta incapacidad técnica: ¡es muy difícil operar una computadora conectada a zoom y compartir pantalla! (comentaban todas las personas que han utilizado este sistema en los últimos dos años). Podría dar más detalles, pero iría en contra de las reglas del blog (y del decoro). Por lo tanto, pasaré a ofrecer una sintética explicación de la controversia ocurrida. Nosotres, como nuestro querido Benito, estábamos “hablando non-english” y eso era suficiente para que la organización dejara de escucharnos.


¡Cuán arraigadas están las prácticas imperialistas, etnocentristas, nativistas, racistas,y discriminatorias! ¡Cuánto dolor que causan! ¡Cuánta fuerza debemos tener para perseverar en la lucha de ser vistes, oídes, e incluídes! En mi última investigación, conceptualicé la idea de que les migrantes son extremadamente resilientes, pero esto no es reconocido ni por nosotres mismes (porque dudamos de la longevidad y potencialidad de nuestra resistencia) ni por otres (porque estratégicamente no pueden dar crédito de nuestro real valor). Esta carencia, sin embargo, nos convoca. Nos convoca a valorar nuestra resiliencia, nuestra capacidad de volverse a parar después del golpe, de recuperación, de continuar fortaleciéndose a cada paso.


Benito y su público latine, latinoamericane y de todas partes del mundo ganaron “en no-inglés” y salieron engrandecidos de ese “chiquitaje” (como diríamos en Argentina).

Gracias por inspirarnos, Conejo Malo. Nosotres, la Liga de la Justicia Idiomática y el Colectivo de Sociología Feminista Latin+, ni nos rendimos (la interpretación sucedió a pesar de todo) ni nos rendiremos (ya hemos pactado organizarnos mejor para los próximos encuentros mientras que continuamos con nuestras prácticas multilingües y transnacionales).

Resistiremos, insistiremos, y construiremos. Porque, aquí estamos y no nos vamos.


*Un especial agradecimiento a Verónica Montes, Erika Busse-Cárdenas, Beatriz Padilla y Nancy López por conversar sobre lo acontecido y motivarme a que escribiéramos al respecto.*






98 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page